El RAF debe ser restituido durante el 2021 y además, es necesario flexibilizar sus condiciones para evitar que las deudas que fueron acogidas el año pasado sean cobradas por la SUNAT

El RAF fue un régimen de aplazamiento y fraccionamiento temporal aprobado en el 2020 como consecuencia de la pandemia generada por el Covid19. Tuvo por objetivo brindar alivio a la crisis de liquidez que venían teniendo muchos contribuyentes por efectos de la dura cuarentena decreta por el gobierno.

En su fórmula original, el RAF permitió que los contribuyentes aplacen o fraccionen sus deudas tributarias pendientes con una tasa de interés menor a la regular de sólo 0.40% mensual (versus la tasa de interés ordinaria de 1% mensual).

El plazo original para acogerse al RAF fue hasta el 31 de agosto de 2020. Sin embargo, considerando la extensión de las medidas de confinamiento y las restricciones en la economía, su plazo fue prorrogado finalmente hasta el 31 de diciembre de 2020.

Considerando que la situación económica sigue siendo complicada durante este año, consideramos que el RAF debería restituirse durante todo el 2021. Así, los contribuyentes podrían acoger sus deudas tributarias a este régimen de aplazamiento y fraccionamiento especial, lo cual aliviaría su posición de caja y les permitiría mantener sus operaciones comerciales.

Asimismo, creemos que en los casos de contribuyentes que se acogieron el año pasado, se deberían establecer normas más flexibles que les permitan aplazar las cuotas acordadas por algunos meses adicionales.

Este tipo de modificación ya ha sido efectuada, por ejemplo, en el caso del Programa Reactiva Perú. En efecto, el Gobierno dictó medidas para prorrogar el periodo de gracia de los 12 meses iniciales hasta 24 o inclusive 36 meses.

A la fecha, estamos viendo muchos casos de contribuyentes que están perdiendo sus RAF por no poder cumplir con el pago de la cuota inicial aplazada o con alguna de las cuotas posteriores que se hubieran acordado al momento de solicitar el fraccionamiento.

La declaración de pérdida del régimen tiene como consecuencia que venzan todas las cuotas pendientes y que SUNAT pueda iniciar una cobranza coactiva sobre el total de la deuda.

Asimismo, la SUNAT no está permitiendo que los contribuyentes puedan acoger esta deuda a un nuevo régimen de fraccionamiento, con lo cual la única posibilidad existente consiste en pagar el total de la deuda tributaria.

Por lo anterior, resulta necesario que el legislador efectúe las modificaciones que hemos explicado sobre el RAF a fin de apoyar a los contribuyentes y garantizar que puedan recuperar una situación financiera solvente y seguir con sus operaciones.

No debemos permitir que mas negocios cierren y se pierdan empleos de muchos peruanos.

Fernando Núñez Ciallella
fnunez@ehernandez.com.pe

Sign In

Lost Password